Entrevista a Mar y Ubaldo, dueños de “El Colmado”

Vamos a continuar con nuestra sección sobre emprendedores en Berlín. En este nuevo artículo entrevistaremos a Mar y Ubaldo, dueños de “El Colmado“:

 

¿Qué les llevó a salir de España?

Ubaldo: Mar encontró trabajo en Berlín a finales de 2013 y tomó la decisión de venirse. Un año después yo dejé mi trabajo como abogado en Madrid. Trabajaba en un despacho americano y tampoco estaba muy contento. Tenía mucho estrés, objetivos imposibles y estaba cansado de ese ambiente. Desde que había empezado en el despacho sabía que mi sitio no era ahí, que quería estar relacionado con algo más de empresa.  Trabajaba muchas horas y lo dejé para venir a Alemania. En España si eres abogado tienes esa etiqueta y no te la puedes quitar nunca, si cambias lo ven como algo negativo porque no sigues tu carrera profesional.  Aquí tuve la oportunidad de pasar del departamento legal a riesgos financieros/empresa en un banco, justo lo que yo quería hacer.

Mar: Yo soy investigarora,  intenté aplicar para una beca “postdoc” en España pero los que me evaluaron me dijeron que era mejor irme fuera. Tenía un buen currículum del doctorado pero era mejor aspirar a más e irme fuera. Un día envié siete currículums a diferentes ciudades como Berlín, París, etc.  Al día siguiente todas me habían respondido y muchas querían incorporación casi inmediata. En Berlín me dijeron que si podían entrevistarme en dos semanas y así fue. Vine y me cogieron, acabo de un mes estaba aquí.

 

Ubaldo y Mar

 

¿Qué es lo que Berlín tenía que no tenía las demás?

Mar: Primero que es una gran ciudad, una capital. Mi jefe fue muy transparente, me dijo que si quería empezar al día siguiente, fue la rapidez y confianza.

 

Inauguración de “El Colmado”

 

¿Qué dificultades te has encontrado aquí por ser extranjero y en especial por ser español?

Ubaldo: El idioma es muy importante. Nos hace falta el alemán para poder integrarte, de otra manera no puedes comunicarte ni empatizar con las personas. En España también pasa pero empatizamos más con el extranjero. A la hora de buscar un local fue difícil el hecho de no saber el idioma y al ser español los dueños de los locales eran más reticentes.

Mar: En el trabajo no me supuso ningún problema. Me costó adaptarme a su frialdad pero luego los vas conociendo y se abren un poco más a tí. Te dan abrazos y dejan de darte la mano. Pero si es verdad que me costó un poco estar con un alemán y poder demostras como soy yo. Luego también me daba mucha rabia el encasillamiento que tenemos los españoles de: “Fiesta, siesta, perezosos…”. Ellos saben que están muy bien como potencia económica y nos tratan como “!ay pobrecitos que mal está la situación en España¡”. Eso me daba rabia pero bueno. Luego una de las dificultades para mi que vengo de Mallorca fue el frío…  También los comentarios jocosos de los alemanes dando por hecho que Mallorca es parte de Alemania y porqué no se alemán me daba mucha rabia.

 

 

¿De dónde nace la idea de “El Colmado”?

Ubaldo: Hay dos hitos para contar el inicio de “El Colmado”. El primero sería en 2009 cuando me fuí de voluntario a un orfanato en Etiopía. En la universidad había hecho algo de voluntariado y tenía ganas de ir a un país subdesarrollado.  Esta experiencia me cambió. Desde aquel momento siempre he pensado en que quería enfocar mi vida profesional o mi vida a algo encaminado a ayudar a los demás. No puedo vivir en este mundo de hoy en día sabiendo que hay tres millones de niños que mueren de hambre al año, tengo que hacer algo para cambiar eso. El segundo hito fue en 2011, me fuí a un curso de negocios en una universidad de Estados Unidos durante un mes y medio. Aquí fue donde descubrí lo que es el emprendimiento. Me di cuenta que es lo que yo estaba llamado a hacer. Entre una idea y la otra se unieron en lo que fue un emprendimiento social. En Estados Unidos descubrí los zapatos TOMS Shoes con el modelo en inglés: “Buy one give one“. Es una empresa muy famosa que por cada par de zapatillas dona unas zapatillas al Tercer Mundo. Ese modelo me cautivó y fue ahí cuando me di cuenta que esa es la manera de cambiar el mundo. Es una manera de crear un impacto directo en la sociedad a través del emprendimiento. Está empresa se dió cuenta de que los niños que andaban descalzos tenía un montón de problemas y cogían muchas enfermedades y con este modelo lo están impidiendo. La propuesta de Toms Shoes es única y el modelo se puede trasladar también a la comida, por la cantidad de niños que mueren al día de hambre.

¿De dónde surge la idea de vender jamón serrano?

Ubaldo: En estos últimos cinco años no encontraba mi camino profesional. Sabía que estaría destinado a emprender y ese camino empezó el marzo del año pasado. Ya no podía más en el trabajo y dije que tenía que hacer algo. Entonces empezamos a darle vueltas para ver que podíamos hacer y pensamos en hacer algo aquí en Berlín que se pudiera escalar. Algo que no fuera para un nicho, que no fuera algo muy específico.

Mar:  Yo quería hacer algo más de diseño como ropa, camisetas… Pero nos haría falta una tercera persona para llevarlo a cabo y es un producto que puede pasar de moda. Entonces pensamos en otra cosa diferente. Un día vino Ubaldo con la propuesta del jamón serrano. Pensamos que lo bien que se vende el jamón en España e internacionalmente y lo mucho que gusta, creímos que podría ser una buena opción.

 

 

Ubaldo: Pensé que a mí me encanta comer y que disfruto muchísimo con la comida. Hay prácticamente doce millones de personas que vienen a España únicamente por nuestra gastronomía y no solamente por el reclamo del sol y playa. Yo provengo de León, una tierra donde tenemos muy buenos embutidos y pensé: ¡Porqué no vender Jamón!
Nos pusimos a estudiar y miramos la estadística y los platos favoritos en España son el jamón, la tortilla y la paella. Estudiamos el mercado y vimos si tendría salida o no. No había ningún restaurante o bar que hiciera bocadillos de jamón para llevar y en pleno centro de Berlín.

 

 

¿Qué es el emprendimiento social?

Ubaldo:  “El Colmado” es un emprendimiento social porque por cada producto que la persona compré, un niño en el Tercer Mundo recibirá una comida, no solamente por un día, sino por una semana (Modelo 1×7). Colaboramos con Marys Meals, una ONG increible que da de comer a los niños en la escuela. Hacen dos trabajos, que es el de enseñar y alimentar. Su eslogan es: educación + comida = esperanza .
Le dan una comida muy nutritiva a los niños que les permiten que aguanten todo el día solo con esa comida. Sesenta y seis millones de niños van a la escuela con hambre en el tercer mundo. El ratio de matriculación desde que Marys Meals lleva a cabo su proyecto ha subido al 75%. El grado de éxito se ha multiplicado por 3.

Mar: No es como otras ONG que tiran comida desde el aire sino que compran comida en los negocios locales, las propias madres cocinan y los niños van a comer. Así la economía social no se ve afectada y también dotan a las mujeres y madres de un papel protagonista.

¿De dónde proviene el nombre de “El Colmado”?

Ubaldo: La verdad es que lo escuchamos y nos gustó. Yo tengo una obsesión personal y es que tengo que darle sentido a todas las cosas que hago en mi vida. Es como… ¡cólmate de sentido!. Es como un colmado de ideas y de sentido. Cólmate de buen sabor y de buena comida 😀 .
El colmado es como la antigua tienda de ultramarinos que tiene de todo.

 

 

Mar: Además este nombre no tiene ningún significado en alemán. Así no podría llevar a ningún equívoco y era muy facil de explicar. En alemán el colmado significaría “tante emma laden” y lo entienden perfectamente. Era perfecto. También he aprovechado y le pedí a mis amigos alemanes que leyeran el colmado en su idioma y me pareció muy “cool” la forma que sonaba.

 

Tante emma laden

Tante emma laden

 

¿Qué importancia ha tenido para tí el tener buenos contactos o ayuda externa de instituciones?

Ubaldo: Más que instituciones yo creo que lo más importante es el “feedback” de las personas. De haber preguntado a todo el mundo y conocer su opinión. Y ahora mismo de los propios clientes. Una importancia capital.
La ayuda también de Concha y Maribel de la “oficina precaria” así como de “La Red Berlín”. Nos ayudaron mucho cuando les contábamos la idea y les encantó.

¿Es la administración alemana peor o mejor que la española?

Ubaldo: Con la alemana lo haces todo por correo. Hay menos trámites burocráticos pero son más intensos. Hay que hacerlo bien y lidiar un poco con los funcionarios. Si no tienes el idioma es muy difícil pero gracias a los amigos he podido hacerlo. En España es más fácil pero más lento y hay que hacer más cosas. Aquí crear una empresa individual ha sido un trámite de 5min.

 

¿Qué le recomendarías a nuevos emprendedores desde tu experiencia? Errores que no deban cometer.

Ubaldo: Hay varias cosas: una es pasión por lo que haces,  eso es fundamental. En el colmado está bien claro que lo que hacemos es porque nos gusta, tenemos nuestro trabajo y no tendríamos necesidad de meternos en este proyecto y dormir tan poca horas sino fuera por la ilusión. Otra importante es el sentido común. Todo el mundo puede emprender pero otra cosa es en qué campo. Siempre hay que intentar aprender de todo, escuchar mucho y
estar abierto a la realidad y dejarte ayudar y buscar ayuda.

Mar: Evitar los gurús del emprendimiento y sobre todo preguntar a gente que ya lo ha hecho es la mejor ayuda que puedes tener. Dejar el miedo porque sabes que te vas a equivocar, te van a dar muchos carpetazos. Pero hay que volver a levantarse.

Ubaldo: El mundo lo hacen las personas,  entonces la experiencia y la gente es lo que más te puede ayudar. La clave es: Ilusión, perseverancia y no tener miedo a equivocarte. Si lo tienes claro no esperes, lánzate, el momento es ya y ahora.

 

 

 

 

 

2017-12-11T22:58:00+00:00

About the Author:

Canario de nacimiento y Berliner de corazón. Guía turístico y aprendiz de SEO. También escribo en www.culturetouringberlin.com Podcaster en @Barbudobarbado

Leave A Comment